• El órgano está en grave riesgo de desprenderse de la cornisa de madera en que se asienta

El pasado 21 de marzo de 2024 representantes de las Asociaciones Culturales “Alconétar” y “Domingo Marcos Durán” depositaron en el registro de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura una solicitud de que se habiliten recursos para la recuperación del órgano barroco de la parroquia de San Pedro de esta localidad, que está en desuso desde hace varias generaciones y en riesgo cierto desprendimiento de la cornisa en que se sustenta.

A la solicitud se han incorporado las adhesiones de varias decenas de personalidades del mundo académico nacional y regional que muestran su solidaridad con la solitud de las asociaciones de la localidad. La recuperación del órgano de San Pedro vendría a reforzar de un modo muy considerable la actividad musical que ya se viene haciendo en la localidad en materia de música antigua y renacentista. Desde el año 2010 se celebran interrumpidamente los Memoriales de música “Domingo Marcos Durán” que han convertido a Garrovillas en una referencia regional en la conservación y difusión de la música antigua. Paralelamente a la celebración de los Memoriales, en Garrovillas se han celebrado cursos de perfeccionamiento para intérpretes, finales de curso de Conservatorios y conciertos extraordinarios que han servido para la grabación de discos de órganos por parte de discográficas europeas.

La rehabilitación del órgano de San Pedro tendría, pues, una indudable importancia estratégica orientada a potenciar el valor del patrimonio cultural como instrumento dinamizador de desarrollo económico de municipios rurales con riesgo de pérdida de población.

En el escrito de solicitud de rehabilitación se pone de manifiesto la importancia musical de este instrumento representativo de la organería barroca tradicional hispana. Los maestros organeros que lo han examinado destacan como una de las virtudes de su configuración su mecánica directa y suspendida, la singularidad de su secreto y una digitación precisa. Otra característica del órgano garrovillano es la trompetería horizontal o de batalla que aporta una muy notable espectacularidad y riqueza de registros sonoros. Coinciden, por otra parte, en señalar que en el órgano de San Pedro se han producido diferentes procesos reformadores del instrumento, aunque documentalmente está comprobado que, con anterioridad, la parroquia contó con otros órganos como lo confirman además los documentos recogidos en las “visitas de capellanías” correspondientes a los años 1649, 1653, 1666 y 1671, en los que sistemáticamente se especifica la existencia de dos órganos, “uno grande y otro pequeño”. En 1662 se inscriben los trabajos y la remuneración de 1.700 maravedís pagados a Pedro Guillén por “el aderezo del órgano”. Por lo que se refiere al órgano actual, en los años 1750 y 1751 se documenta que fue precisa una renovación que consistió en la “hechura de una caja nueva, arreglo de fuelles y afianzamiento de la tribuna”. La obra se concertó en Valladolid en 1750 con el maestro organero José Álvarez de Villa.

El principal problema detectado es el vencimiento estructural del órgano y de la tribuna en que se asienta. Dicha tribuna de madera se sustenta gracias a puntales también de madera, apoyados en una de las columnas del templo, maderas que no ofrecen seguridad ni estabilidad, sino más bien un riesgo de grave accidente. El órgano lleva muchos años en estado de abandono y con graves problemas estructurales. Existe un fuerte vencimiento hasta el punto de que los expertos que lo han examinado alertan del riesgo de desplome total o de alguna de sus estructuras, dado que los tubos más voluminosos están presionando por empuje.

Su reparación y restauración no está al alcance de la economía parroquial ni de las asociaciones que trabajan en el mantenimiento y promoción de la cultura histórica musical de la localidad, razón por la que han acudido a las instituciones de la Comunidad recabando su ayuda y colaboración. La sociedad garrovillana y sus instituciones son conscientes de esta particularidad y están decididas a aprovechar y rentabilizar su pasado histórico musical como instrumento de desarrollo cultural y turístico que sirva de palanca de sostenibilidad y convertirla en foco de atención cultural a nivel regional y nacional.